Aplicar la coherencia en nuestras vidas, se está perdiendo. Es impresionante la cantidad de gente que dice una cosa y hace otra. O dijo hace una mes algo, y lo defendió, y ahora que la situación ha cambiado, esta en lo contrario a lo que pensaba y hacia.

Cuando pienso en la incoherencia de esta sociedad en que vivimos me acuerdo de una entrevista a ex presidente argentino Menen, que cuando gano su ultima elección, dijo al hacer todo lo contrario que había prometido, “si hubiera dicho lo que pensaba hacer nadie me hubiera votado”. Os juro que siempre caigo en el mismo recuerdo. 

Y es así. Ser coherente en la vida con lo que se piensa, dice y hace, puede ser bastante difícil. Porque denotaría un alto nivel humano, de sensibilidad y empatia hacia nosotros y los demás. Y lo tenemos? o solo lo intentamos? No estoy tan convencida.

Porque son tantos los ejemplos que vemos a diario de falta de coherencia en la gente de la calle, como en los que llevan la dirección del grupo. Un día se dice una cosa y el otro otra. Es agotador. 

Y que decir en la personal. Ser incoherente con lo que se dice y hace es ser un hipócrita con todas las letras. Si piensas algo, defiéndelo, llévalo hasta el final y asume las consecuencias de tu manera de pensar. Es la única manera que se puede vivir. Sea lo que sea. 

Ser coherente es ser maduro en su forma de vivir.

Ya sabes siempre mi consejo, vive, ama, disfruta de tu tiempo, y sobre todo no te dejes manipular, piensa por ti mismo, se coherente. Y si te equivocas o cambias de parecer, no pasa nada, la flexibilidad ante la vida y las situaciones también es parte del juego. La falta de coherencia, nunca.

pd: che pedrin, tu hace mucho que dejaste de ser coherente, o no?