Decía Machado en sus versos e inmortalizó Serrat en sus canciones. Esta frase la use bastante tiempo como muletilla cuando quería decir “es lo que hay” que es la frase que uso ahora.

La verdad sea buena o mala siempre duele. Está comprobado científicamente que la mente humana desde niños gestiona mecanismos para engañarnos, porque vivir en “verdad” pura seria enfermarte, y en poco tiempo al loquero.
Eso en cuanto a la verdad de la vida, pero la verdad a la gente que nos rodea que?
A mi particularmente me gusta la sinceridad pero no tenemos que ir por ahí dañando a los demás.

Antes a eso lo llamaban mentiras piadosas, pero no dejaba de ser mentira ocultar la verdad. Yo lo llamo ser diplomático.
A mi no me gusta mentir, pero debo reconocer que he generado un sistema inconciente de no decir todo o simplemente no decir nada. El silencio.

Sistema que he puesto en práctica el sábado pasado en la cena que tuve que ir. Simplemente no les dije “que no sabia para que me invitaban”, no les dije “que estaba harta de tanta hipocresía de su parte”, no les dije “que me traía al fresco lo que decían o hacían”.
Simplemente “me mentí a mi misma.” Yo solo escuchaba en silencio, sonreía y pensaba “a que hora me voy”. También bastante hipócrita de mi parte hacia ellos, pero juro que no se porque me invitaron.

Estoy tan alejada ya de esta gente que creo que desde ahora diré siempre que no a las pocas propuestas que me incluyen.

Tampoco tengo porque tirar mierda sobre alguien por ser sincera cuando no quiero que me lo hagan a mi. Esto lo aprendi hace mucho tiempo, y lo practico. Que cada uno cargue con su maleta.

Mi “verdad” particular no me gusta, pero como digo ahora “es lo que hay”. Y asi vamos por la vida, como dice Benedetti, “jodidos pero contentos”.